Continúa el proceso de navegación para acceder a los resultados sugeridos

    Comunidad compartida: el programa para refugiados afganos de Airbnb.org

    Los alojamientos en Airbnb.org ofrecen un espacio donde descansar y recuperarse para los refugiados afganos.
    Por Airbnb el 2 de dic. de 2021
    Lectura de 4 min
    Última actualización 2 de dic. de 2021

    Lo más destacado

    Airbnb.org, inspirándose en tu generosidad, se compromete a proporcionar alojamiento temporal a 20 000 refugiados afganos en respuesta a la crisis en su país. La labor es financiada por Airbnb, Brian Chesky y otros donantes, incluidos anfitriones en Airbnb.

    Muchos de ustedes también han abierto sus hogares a refugiados, sin costo o con descuento, y los han recibido en lo que se establecen en nuevos lugares en todo el mundo. Hace poco, hablamos con un anfitrión y un huésped de Airbnb.org sobre su experiencia y lo que el programa ha significado para ellos.

    (Algunos nombres han sido cambiados para proteger su privacidad).

    Creatividad y sanación en tierras nuevas

    Shaheen abandonó recientemente Afganistán y está comenzando una nueva vida en Estados Unidos. Salir de casa, junto con su esposa y sus tres hijos, ha sido un viaje difícil, pero dice que encuentra consuelo en la naturaleza, la meditación y la creatividad. Camina por un parque cerca de su nuevo hogar, se sienta en el puerto y fotografía montañas, árboles y flores. Después, utiliza las fotos como referencia para sus pinturas.

    “Libero la presión del día pintando y haciendo caligrafía”, dice Shaheen. Al sobrellevar la separación de su familia, estas prácticas lo mantienen con los pies en la tierra y conectado a su hogar en Afganistán.

    “Físicamente, estoy aquí, pero mi mente está allá”, dice. Shaheen comparte que la experiencia de un refugiado incluye un duelo por el pasado, adaptarse a un presente desconocido y sentirse inseguro sobre el futuro.

    “Esta no es solo mi historia, es la historia de miles más”, dice. “Es muy difícil superar esto. No sabes cómo comprar, no sabes cómo escribir. Todo es diferente”.

    Cuando llegó a Estados Unidos, Shaheen buscó estabilidad y comunidad. Gracias a Lutheran Social Services, recibió dinero, comida y alojamiento gratuito a través de Airbnb.org, para que empezar de nuevo fuera menos difícil.

    El alojamiento que le brindaron a Shaheen le abrió la mente en formas que no esperaba respecto a lo que significa el hogar y la comunidad.

    “Me siento como si estuviera en mi propia casa. Aunque no conozco la zona ni a la gente, me siento completamente seguro y feliz aquí.
    Shaheen,
    un refugiado afgano en Estados Unidos

    Shaheen dice que también aprecia su relación con su anfitrión. Esta es la primera vez que Shaheen se hospeda en un departamento, por lo que su anfitrión le mostró cómo usar la caja de seguridad para llaves para entrar al edificio. Planean comer juntos antes de que Shaheen se mude a su próximo destino.

    Shaheen sigue buscando una estabilidad entre su nueva vida en Estados Unidos y la vida que dejó atrás en Afganistán. Aunque Shaheen anhela reunirse con su familia, tiene esperanza en el poder de la palabra hablada. “Solo quiero compartir la voz de mi corazón”, dice. “Quiero paz para mí y mi pueblo. Me gustaría dar esperanza a mis hijos, desde aquí. Quiero que conozcan la libertad”.

    El hogar como un espacio para descansar y descubrir

    Melissa se convirtió en anfitriona en Airbnb en marzo de 2021. A través de Airbnb.org, hospedó de forma gratuita a una familia afectada por el huracán Ida y ahora ofrece su espacio a personas que buscan refugio en otros momentos de crisis.

    Cuando se enteró de los miles de refugiados que huían de Afganistán, Melissa estaba ansiosa por ayudar. Se puso en contacto con su YMCA local, socios de Airbnb.org, cuando la organización lanzó un llamado para encontrar a alguien que alojara a una familia de siete personas.

    Melissa sabía que su casa era lo suficientemente amplia como para alojarlos cómodamente. Los toques creativos y llenos de naturaleza de su hogar fueron una forma de conectar con sus huéspedes y ofrecerles apoyo.

    “Después de que mi hija se fue a la universidad, mi casa se sintió como un nido vacío”, cuenta Melissa. “Sinceramente, hospedar me ha ayudado mucho con la soledad. Es agradable ver a los niños jugando en el patio, a las familias cocinando y jugando con mis juegos de mesa”.

    A los niños les dio mucha curiosidad y estaban muy emocionados con el comedero para pájaros. “Tengo un libro llamado Backyard Birds in Texas , sobre pájaros de la región, y binoculares. Les mostré a los niños y a su mamá las diferentes aves que se pueden ver aquí”, cuenta Melissa. Compartieron la experiencia de observar cardenales y urracas azules durante el tiempo que se alojaron con ella.

    Melissa atribuye al apoyo tan cordial de su comunidad que la familia se haya sentido aún más cómoda en su hogar temporal.

    “Las personas de la YMCA llegaron un día con tanta comida que se llenó mi refri”, cuenta Melissa. “Trajeron de todo para que la familia cocinara lo que quisiera, incluso trajeron especias halal. También trajeron tres contenedores de plástico llenos de suministros para bebés, artículos de tocador y útiles escolares”.

    Dario Lipovac, director sénior de Programas de la YMCA en Houston, dice que de todas las donaciones que recibe su organización, dar alojamiento es lo más práctico. “Es muy significativo que las personas estén dispuestas a dejar que entren a sus casas gente que no conocen y que la comunidad del anfitrión les ofrezca apoyo. Ver a la gente decir: ‘¿Qué podemos hacer para ayudar?’ nos une bastante”.

    Descubre cómo ayudar a los refugiados a través de Airbnb.org

    Lo más destacado

    Airbnb
    2 de dic. de 2021
    ¿Te fue útil?