Ir al contenido
    Continúa el proceso de navegación para acceder a los resultados sugeridos
    Novedades sobre el COVID-19
    Si quieres consultar las opciones de cancelación y reembolso que tienes, selecciona una reservación en la página Viajes. Nuestra Política de causas de fuerza mayor solo se aplica a determinadas reservaciones. Si la fecha de llegada es posterior al 15 de agosto, vuelve aquí el 15 de julio de 2020 para ver si hay novedades.

    ¿Cómo puedo hacer que mi espacio sea más accesible para huéspedes con discapacidad?

    Tu alojamiento podría ser más accesible de lo que crees. Empieza por revisar la lista de características de accesibilidad que puedes agregar a tu anuncio. Tómate tu tiempo para estudiar tu alojamiento y determina cuáles tienes ya, como un camino bien iluminado hasta la entrada, acceso sin escalones, o un pasillo ancho. Al agregar estos elementos a tu anuncio ayudarás a los huéspedes con discapacidad a decidir si el alojamiento se adecúa a sus necesidades. Descubre cómo agregar características de accesibilidad.

    Antes de hacer una reservación, es posible que un huésped te pida que hagas algunas cosas para que tu alojamiento sea más accesible. Tal como te adaptarías para recibir a un huésped fuera de tus horarios de llegada establecidos o le ayudarías a organizar el transporte al aeropuerto, esperamos que puedas atender peticiones razonables para hacer que tu alojamiento sea más seguro y cómodo para los huéspedes con discapacidades.

    La mayoría de las solicitudes se pueden atender en menos de 10 minutos y se pueden agregar a tu rutina habitual para recibir a los huéspedes.

    Te compartimos algunos ejemplos de peticiones razonables:

    1. Colocar los utensilios del hogar en un lugar acordado antes de la llegada de un huésped (por ejemplo: toallas, platos)
    2. Reubicar los muebles ligeros (por ejemplo, deslizar una silla o mesa para crear un camino más amplio, mover objetos para facilitar el acceso a un enchufe)

    Conoce bien tus habilidades y no dudes en compartirlas. Si no puedes hacer ciertas modificaciones, como mover muebles pesados, comunícaselo al huésped. Sabemos que los anfitriones pueden tener sus propias limitaciones físicas que podrían impedirles realizar algunas modificaciones de manera segura.

    Utiliza el sentido común cuando decidas si una solicitud es razonable, pero recuerda que no puedes rechazar una reservación simplemente porque tu huésped tiene una discapacidad. Esto supone una infracción a la Política contra la discriminación de Airbnb, que respalda nuestro compromiso de ofrecer espacios seguros y accesibles para nuestros huéspedes en todo el mundo.

    Temas a considerar al hablar de accesibilidad con los huéspedes

    Cada discapacidad es única, por lo que es importante comunicarse con los huéspedes sobre sus necesidades. En primer lugar, toma medidas exactas para que tus huéspedes sepan si tu alojamiento es adecuado para ellos o no.

    Si alguien se pone en contacto contigo con preguntas relacionadas con alguna discapacidad:

    • Describe con precisión los obstáculos para que tus huéspedes tengan expectativas claras.
    • Hazle saber a tus huéspedes si necesitas más información: los huéspedes conocen sus habilidades y con frecuencia están dispuestos a compartir más detalles sobre sus necesidades.
    • Haz el compromiso de hacer cambios razonables, como colocar objetos a un nivel más bajo.
    • Indica cuándo y por qué razón no puedes hacer cambios. Por ejemplo, si una cama es demasiado pesada para moverse.
    • Antes de aceptar la reservación, confirma que tu huésped tiene la información necesaria para determinar si puede desplazarse por tu alojamiento de forma segura.

    Cómo obtener más información sobre las necesidades de un huésped

    Ten en cuenta que se trata de una colaboración y es posible que puedas hacer que tu alojamiento sea accesible para un huésped si ambos están dispuestos a ser un poco creativos.

    A veces te das cuenta si va a funcionar después de hacer algunas preguntas. Aquí tienes algunos ejemplos de cómo pueden ser estas conversaciones:

    Huésped: No especificas si la puerta del baño mide 80 cm de ancho. ¿Tienes otro baño?

    Anfitrión: No, ¿quieres que la mida para ver si te parece conveniente?

    Huésped: ¡Sí, por favor! Mi silla mide unos 70 cm de ancho, así que necesito espacio para entrar y avanzar lo suficiente como para cerrar la puerta.

    Anfitrión: Medí la puerta y tiene unos 76 cm, así que tendrías 3 cm libres en cada lado. No creo que puedas cerrar la puerta, pero, como está en el dormitorio, puedes cerrar esa puerta para tener privacidad. ¿Te parece bien?

    Huésped: Sí, está muy bien. ¡Gracias!

    En ocasiones, es posible colaborar para intentar resolverlo:

    Huésped: ¿Dónde guardas los trastes?

    Anfitrión: En el gabinete de arriba, junto al refrigerador. ¿Prefieres que los deje en otro sitio?

    Huésped: Sí, por favor. ¿Podrías dejar todo listo para dos personas en la mesa de la cocina?

    A veces es evidente que no hay una solución:

    Huésped: Vi que en el pasillo hay unas estanterías. ¿Podrías moverlas para que pueda pasar?

    Anfitrión: Las estanterías están montadas en la pared, así que no puedo moverlas. ¿Quieres que mida la distancia que hay hasta la pared de enfrente para ver si tienes suficiente espacio?

    Huésped: Gracias por sugerirlo pero, por la foto, me doy cuenta que no voy a poder pasar por el pasillo si las estanterías están ahí. Tendré que buscar otro alojamiento.

    ¿Conseguiste la ayuda que necesitabas?