Ir al contenido
    Continúa el proceso de navegación para acceder a los resultados sugeridos
    Novedades sobre el COVID-19
    Si quieres consultar tus opciones de cancelación y reembolso, accede al panel de control. Las reservas que cumplan los requisitos establecidos en nuestra Política de Causas de Fuerza Mayor pueden cancelarse antes de la fecha de llegada sin penalizaciones y no afectarán a tu categoría de Superhost.

    Información general para anfitriones de alojamiento

    Invitamos a todos nuestros anfitriones a pensar detenidamente en sus responsabilidades a la hora de alojar huéspedes. Ser anfitrión ofrece experiencias muy enriquecedoras, pero también implica cierto nivel de compromiso. Además de cumplir con los Estándares de hospitalidad, estos son algunos consejos sobre cómo ser un anfitrión responsable. *

    Seguridad

    ¿Qué puedo hacer para que mi alojamiento sea seguro para los huéspedes?

    Procedimientos de emergencia

    Información de contacto:

    Indica los números de emergencia locales y el hospital más cercano. Indica claramente tu número de contacto para casos de emergencia y un número secundario al que los huéspedes puedan recurrir con facilidad. También explica con claridad cuál es la mejor manera de contactarte en caso de que el huésped tenga alguna pregunta o problema.

    Equipo:

    Facilita el acceso a un botiquín de primeros auxilios.

    Prevención de incendios:

    Asegúrate de instalar detectores de humo y de monóxido de carbono que funcionen adecuadamente, y de que tu alojamiento cumpla con los lineamientos de seguridad locales (por ejemplo, el Código de Edificación de Vivienda). Asegúrate de contar con un extintor en perfecto estado de funcionamiento y mantenimiento.

    Salidas:

    Asegúrate de indicar claramente la salida de emergencia y pon un mapa en tu alojamiento.

    Reduce al mínimo los riesgos

    Privacidad:

    Ten siempre en cuenta la privacidad de tus huéspedes. Indica claramente si tu alojamiento tiene de cámaras de seguridad o cualquier otro dispositivo de vigilancia tanto en las zonas interiores como exteriores. Asegúrate de conocer y cumplir las leyes locales, estatales y federales aplicables.

    Ocupación:

    Establece límites de permanencia seguros (es posible que el gobierno local tenga algunos lineamientos).

    Accesibilidad:

    Haz un recorrido por tu alojamiento para identificar cualquier zona en la que los huéspedes puedan tropezar o caer y elimina el peligro o señálalo claramente. Retira todos los cables expuestos. Asegúrate de que las escaleras sean seguras y cuenten con un barandal. Retira o coloca bajo llave cualquier objeto que pueda ser peligroso para tus huéspedes.

    Protección infantil:

    Asegúrate de que tu alojamiento sea seguro para niños o advierte a los huéspedes sobre cualquier riesgo posible.

    Clima:

    Asegúrate de que tu alojamiento esté adecuadamente ventilado y de que el control de temperatura esté claramente marcado y funcione. Asegúrate de que los huéspedes sepan cómo usar la calefacción con seguridad.

    Vecinos

    ¿Cómo puedo ser responsable con mis vecinos?

    Reglas del edificio:

    Asegúrate de comunicarles a tus huéspedes cuáles son las normas de las áreas comunes de tu edificio. También puedes informar a tus vecinos que vas a recibir huéspedes y recordarle a los huéspedes que no deben molestar a los vecinos (p. ej., que no toquen su puerta o timbre para que los dejen pasar).

    Fumar:

    Si no permites fumar, te recomendamos que pongas letreros para que los huéspedes lo recuerden. Si lo permites, asegúrate de que haya ceniceros disponibles en las zonas indicadas.

    Estacionamiento:

    Asegúrate de que tus huéspedes conozcan las normas de estacionamiento de tu edificio y de tu barrio.

    Ruido:

    Recuérdales a los huéspedes que no hagan ruido. Te recomendamos que pienses si vas a aceptar bebés, mascotas o fiestas. Crea una política que contemple la posibilidad de que tus huéspedes inviten a otras personas y asegúrate de que tengan muy clara tu postura sobre las fiestas.

    Mascotas:

    Si aceptas mascotas, asegúrate de que los huéspedes estén conscientes de aspectos como los parques locales y las costumbres locales (por ejemplo, recoger las heces de su perro). Crea un plan de respaldo al que puedas recurrir en caso de que la mascota de algún huésped le cause problemas a tus vecinos (por ejemplo, el número de teléfono de algún hotel para mascotas cercano).

    Reglas de la casa:

    Para evitar sorpresas, puedes incluir la información que aparece arriba en la sección Reglas de la casa de tu anuncio de Airbnb.

    Permisos

    ¿A quién debería avisarle que soy anfitrión de Airbnb?

    Contratos:

    Consulta las normativas de tu asociación de propietarios o junta cooperativa para asegurarte de que no existe ninguna prohibición contra el subarrendamiento o cualquier otra restricción que no te permita ser anfitrión. Lee tu contrato de arrendamiento y ponte en contacto con el arrendador o propietario si es necesario. Puedes agregar una cláusula adicional a tu contrato que aborde los intereses de estas partes y que describa las responsabilidades y obligaciones de todas las partes. Compañeros de casa

    :

    Si compartes tu casa con otras personas, quizá sea una buena idea tener un acuerdo escrito que detalle cosas como con qué frecuencia vas a recibir huéspedes, cómo te vas a asegurar de que los huéspedes sigan las reglas de la casa, e incluso si vas a repartir los ingresos si es algo que quieres hacer.

    Vecinos:

    Piensa si tus vecinos tendrían que estar al tanto de tus planes de ser anfitrión y crea un plan para asegurarte de que tus huéspedes no los molesten.

    Viviendas subsidiadas:

    Si vives en una vivienda pública o subsidiada, puede haber normativas específicas para tu caso. Si tienes dudas sobre esto, el administrador de la propiedad podría ayudarte a resolverlas.

    Normativa general

    ¿Cuáles son las normas locales que se aplican a mi caso?

    Impuestos:

    Asegúrate de investigar cualquier impuesto local o requisito de licencia comercial pertinente. Esto puede incluir impuestos de ocupación hotelera o sobre el alojamiento temporal, impuestos sobre ventas y otros impuestos sobre el volumen de negocios, como el impuesto al valor agregado (IVA), el impuesto sobre los bienes y servicios, o el impuesto sobre la renta.

    Permisos o licencias:

    Asegúrate de que cumples con cualquier normativa urbanística, de permisos, de seguridad y de salud aplicable a tu caso. Las autoridades gubernamentales que regulan el uso y el desarrollo de la propiedad en tu zona pueden proporcionarte información útil sobre estas normas.

    Control de alquileres/Estabilización de alquileres:

    Si resides en una vivienda de alquiler regulado o estable, puede que se te apliquen normas especiales. Ponte en contacto con la Junta de control de rentas local para obtener más información sobre este tema.

    Seguros

    ¿Qué tipo de seguro debo adquirir para proteger mi alojamiento?

    Garantía para anfitriones:

    Airbnb te ofrece nuestra Garantía para anfitriones, pero ten en cuenta que esto no sustituye a un seguro para propietarios o arrendatarios.

    Cobertura básica:

    Revisa tu póliza de arrendatario o de propietario con tu compañía de seguros para asegurarte de que tienes una cobertura adecuada.

    Responsabilidad:

    Asegúrate de tener una cobertura de responsabilidad adecuada, así como cobertura para la protección de la propiedad.

    Para obtener más información sobre cómo funciona Airbnb, consulta nuestras Preguntas frecuentes.

    * Ten en cuenta que Airbnb no tiene control sobre la conducta de los anfitriones y niega toda responsabilidad sobre la misma. Si los anfitriones no cumplen con sus responsabilidades, esto podría ameritar la eliminación de su actividad o de su cuenta del sitio de Airbnb.

    ¿Conseguiste la ayuda que necesitabas?
    ¿Listo para empezar a hospedar?
    Da el paso siguiente para comenzar a ganar dinero extra con tu casa.
    Más información